Envío Gratuito || Devolución 15 días || Garantía hasta 2 años || Financiación a Medida
web@oficinasmontiel.com

Bancada Espera Segunda Mano

Uno de los elementos más comunes y diferenciales que puedes encontrar en una sala de espera o recepción son la bancadas. Módulos con distintas configuraciones, tamaños y diseños que facilitan el tiempo de espera. La bancada de segunda mano reacondicionada es uno de los artículos más demandados en la categoría de recepción y espera porque suelen ser piezas de mobiliario muy específicas y de oferta muy limitada.

¿Qué es una bancada de espera de segunda mano?

Una bancada de espera de segunda mano reacondicionada es una bancada que ha sido recomprada a empresas o instituciones y sido objeto de un profundo proceso de restauración y reacondicionamiento para darle una segunda vida y poder ser reutilizada por mucho tiempo con plena garantía de funcionamiento y confort. Para ello nuestro equipo de reacondicionadores valoran su estado e intervienen sustituyendo componentes rotos o desgastados, son higienizados y repintados o rebarnizados y una vez están en perfecto estado para volver a ser utilizados son sacados a la venta. En las bancadas de espera de segunda mano existen dos partes fácilmente apreciables, la estructura inferior y la parte de la bancada o asiento. La parte de estructura siempre es metálica y puede ser pintada o pulida, cuenta con mecanismos de enganche para facilitar el acoplamiento y la extensión de la bancada. Y por otro lado se encuentra en la parte superior de la bancada el asiento, que puede ser de tres materiales: metálico, madera o plástico. En asiento metálico es menos utilizado y es fácil verlo en bancadas de diseño o de alta gama, lo mismo ocurre con los de madera aunque es más común que los metálicos. Y el más habitual y extendido son aquellas bancadas que llevan asientos de plástico o propileno, un material más barato pero también deja mayor margen a la personalización de formas y colores, al tratarse de un material muy versátil y fácil de trabajar a nivel industrial.

Ventajas de una bancada de espera de segunda mano

Fundamentalmente es que las bancadas son elementos muy específicos con un coste relativamente alto y eligiendo bancadas de segunda mano reacondicionadas, donde su estado es prácticamente nuevo, puedes obtener un ahorro de hasta un 70% frente a su compra nuevo. También en muchas ocasiones la elección de nuestras bancadas de espera de segunda mano reacondicionadas se producen por la necesidad de sustituir alguna de las bancadas por rotura y en nuestra oferta puede que se encuentre ese modelo en concreto. Otra de las ventajas es que nuestras bancadas proceden de fabricantes nacionales e internacionales que garantizan el confort y las normativas locales y europeas que este tipo de mobiliario debe cumplir. Además, estas marcas además de garantía y confianza ofrecen diseños muy funcionales y estéticos que convierten una recepción o una sala de espera de un espacio agradable y dotan al espacio de un ambiente cálido y atractivo.

Y una de las ventajas menos tangibles pero más importantes es que cuando adquieres productos de segunda mano reacondicionados contribuyes a la reducción de emisiones de residuos y gases a la atmosfera de CO2, con la consecuente reducción de la huella de carbono. El hecho de que decidas dar una segunda oportunidad al mobiliario propicia su reutilización y por lo tanto facilitas la economía circular y por lo tanto la sostenibilidad.

¿Cómo comprar una bancada de segunda mano?

Los elementos que tenemos que preservar para crear una buena recepción o sala de espera es que las bancadas nos faciliten el confort y el bienestar durante todo el periodo de espera. Para ello una de las claves es conocer el flujo de personas en espera que pasan a diario por nuestras instalaciones y cuál es la media para calcular el número de bancadas necesarias. Otro elemento es una buena medición del espacio donde van a ser instaladas y el cálculo de cuántas bancadas entran en ese espacio facilitando la convivencia de varios usuarios y sobre todo que haya un espacio vital mínimo para evitar la sobre saturación y la sensación de hacinamiento. Otro elemento a tener en cuenta es la decoración del espacio de recepción y espera, los colores de las paredes del resto del mobiliario y la iluminación, para poder hacer una perfecta integración de la bancada de espera.