aceptar Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.


Escritorios con cajones

Mostrando 1 - 2 de 2 items

Un amplio catálogo de escritorios con cajones

Pese a que todas las mesas de oficina de las que disponemos en Muebles Montiel responden a unos criterios mínimos en términos de ergonomía y dimensiones, ya que todas miden un mínimo de 75 centímetros de alto para permitir tanto mover las piernas con absoluta libertad bajo la mesa como el uso de objetos complementarios debajo del escritorio como papeleras o cajoneras individuales, cuando uno busca usar una mesa de escritorio con cajones suele imaginar en una que los lleve incluidos.

Incluidos no quiere decir fijados, pese a que existe la opción. Los fabricantes también son conscientes de que cierto sector de su clientela prefiere decidir a qué lado colocar sus cajoneras y desplazarlas siempre que quiera, tanto para facilitar la limpieza de la oficina y su mobiliario como para responder a distintas necesidades técnicas que se vayan presentando según las tareas a realizar.

Un escritorio con cajones no significa renunciar al espacio

Pese a lo que podríamos pensar de antemano, elegir un escritorio con cajones incorporados, sean o no fijos, es todo lo contrario a renunciar a nuestro espacio en el puesto de trabajo. Y es que al comprar ambas cosas juntas nos aseguramos de que el fabricante es el mismo y habrá estudiado una serie de cuestiones básicas en cuanto a medidas, ergonomía, diseño y materiales como para que podamos disponer de nuestra mesa con cajones sin renunciar por ello a unos mínimos de confort y seguridad a la hora de trabajar.

Si, por el contrario, compramos nosotros un escritorio y aparte, semanas después, la cajonera, podemos incurrir en algún error que nos acabe entorpeciendo, como comprar una cajonera más profunda de lo que necesitamos y que acabe sobresaliendo de los bordes de la mesa, o, peor aún, más alta de lo que puede albergar nuestra mesa.

Escritorios con cajones