Aprende a ahorrar energía en la oficina

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

Aumentar la eficiencia energética en la oficina supondrá un ahorro energético que optimizará los gastos provocados por la factura de la luz y hará que la empresa sea más sostenible. Te contamos una serie de tips para ahorrar energía fácilmente dentro de la oficina modificando el comportamiento y adquiriendo nuevos hábitos.

ahorrar-energia-oficina

Tips para ahorrar energía en la oficina:

  • Establece una temperatura constante en la oficina.
  • Utiliza termostatos y sistemas de apagado automáticos.
  • Mantén limpios todos los filtros de los aires acondicionados.
  • Aprovecha la orientación de la oficina para regular la temperatura según la incidencia del sol
  • Instala cristales dobles para aumentar el aislamiento térmico
  • Sustituye la iluminación alógela o fluorescente por iluminación LED
  • Apoya la iluminación con luz natural
  • Utiliza equipos informáticos con alta eficiencia energética
  • Programa el sistema de ahorro energético del sistema operativo de los ordenadores

Hay que tener en cuenta que un mayor consumo energético no va siempre ligado a un mejor bienestar del trabajador, el objetivo de estos consejos es reducir el consumo energético al máximo sin que se presente una merma en las condiciones de bienestar del trabajador y sin que haya que realizar una gran inversión por parte de la empresa.

Los consejos relacionados con los hábitos tienen un coste cero y son fáciles de implantar mediante la concienciación activa de los trabajadores. La dificultad radicará principalmente en dicha concienciación y llegar a un acuerdo sobre temperatura e iluminación en las zonas comunes de la empresa.

ahorrar energia oficina

Aires acondicionados y sistemas de climatización

Aproximadamente el 50% de gasto energético de una oficina se debe a los sistemas de climatización. Estos sistemas son necesarios para paliar las inclemencias del tiempo y hacer cómodos los espacios de trabajo.

Para hacer sostenible y eficiente el sistema de climatización, deberá establecerse una temperatura constante en el espacio de trabajo. Esta temperatura debe ser de unos 22 grados en invierno y 24 grados en verano (los cambios de humedad relativa de ambas estaciones interfieren en la sensación térmica y a esto se deben las dos temperaturas).

Es importante que el regulador de temperatura no esté a libre disposición de los trabajadores. Las modificaciones de temperatura bruscas en los sistemas de climatización producen consumos elevados de energía. Además las averías en los sistemas de climatización están muy relacionadas con este mal uso de los reguladores de temperatura. Mantener la temperatura constante en el habitáculo será clave para ahorrar energía. Como la sensación de temperatura es subjetiva y dependerá de cada trabajador, habrá que realizar una labor de concienciación para que, estableciendo esta temperatura base, cada trabajador ajuste su vestimenta a su percepción térmica.

Estudia la orientación de tu oficina, regula la apertura o cierre de persianas teniendo en cuenta la orientación de la oficina. De esta forma, cuando el sol incida en verano sobre la fachada deberán cerrarse para preservar la temperatura y evitar un gasto innecesario.

¿Sabías que los cristales dobles o las dobles ventanas disminuyen a la mitad el consumo energético debido a la climatización en las oficinas? Efectivamente, la cámara de aire que hay entre dos cristales establece una barrera aislante altamente eficiente, ya que el aire es un mal transmisor del calor. Estimaciones determinan que de 12 a 15 kg de diésel se pierden por cada metro cuadrado de ventana con cristal único. Debido a esto un cristal doble puede bajar el consumo a 6-7Kg o incluso menos si se combina con el uso de persianas, toldos etc.

En las zonas donde el clima sea más benevolente, puede recurrirse a la ventilación natural, manteniendo un flujo de aire renovado que propicie una temperatura agradable.

Además del uso de termostatos que mantengan la temperatura constante, será útil utilizar programas de apagado y encendido. Así los sistemas de climatización se desconectarán automáticamente fuera del horario de oficina.

La iluminación, 500 LUX

La normativa de riesgos laborales establece que la intensidad lumínica para evitar problemas de visión y fatiga visual a los trabajadores debe ser de 500 LUX. La procedencia de dicha intensidad lumínica será determinante para reducir el gasto energético. Lo indicado es el uso de bombillas LED de bajo consumo. Debes recordar que la iluminación de la oficina suele rondar el 25 -30% del consumo energético en la oficina. Por lo tanto realizar una pequeña inversión en iluminación LED repercutirá positivamente en la factura energética rápidamente.

El apoyo de la luz natural, siempre que sea posible, repercutirá positivamente en la eficiencia energética. Intenta que los espacios de trabajo sea amplios y que puedan iluminarse con luz natural de la mayor forma posible. Para ello evita todo tipo de objetos o mobiliario que se interponga o cree zonas de sombra en áreas de trabajo.

Las luminarias de las oficinas suelen constituirse de tubos fluorescentes, estos tuvos supusieron un incremento exponencial de ahorro frente al uso de iluminación tradicional de incandescencia, no obstante quedan muy por detrás de los tubos LED, que son un 40% más eficientes y tienen una vida útil mucho más larga.

Los equipos informáticos

Renovar los equipos informáticos, sobre todo en áreas especializadas de la empresa, supondrá una mayor productividad. Todos conocemos que un ordenador con un potente procesador y una buena tarjeta gráfica presenta un gran desempeño, lo que no conoce todo el mundo es que la evolución de estos equipos también se centra en la reducción del consumo energético.

Actualmente, los nuevos equipos con procesadores ARM tienen un consumo que ronda entre los 43W y los 80W, muy inferior a generaciones anteriores que consumían por encima de 300-400W.

No siempre es posible recurrir al uso de la última tecnología e incluso para muchos puestos de trabajo no se requiere un ordenador con gran potencia. Por esto puedes seguir estos consejos para reducir el consumo energético en la oficina:

  • Apaga el ordenador cuando no vayas a usarlo durante más de 1 hora.
  • Programa la hibernación si no vas a usar el ordenador durante más de 30 minutos.
  • Regula el brillo de la pantalla del ordenador al mínimo posible manteniendo el confort visual. Apaga la pantalla del ordenador si no vas a usarlo durante más de 10 minutos.
  • Programa el apagado total de los sistemas informáticos fuera del horario de oficina.
  • Mantén los sistemas de refrigeración de los ordenadores limpios (ventidadores y disipadores de fuentes de alimentación, tarjetas gráficas y procesadores)
5 1 vote
Puntuación del Post
Suscribir
Notify of
guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments
0
¡Déjanos un comentario!.x
()
x