Despachos en habitaciones pequeñas

Si tienes una habitación pequeña y quieres montar tu despacho, no te desesperes. Tener una habitación pequeña no es incompatible con un despacho cómodo y atractivo estéticamente. Te contamos los pasos que debes seguir para establecer tu despacho de la mejor forma posible.

Despachos en habitaciones pequeñas

En las grandes ciudades, disponer de una habitación amplia para establecer un despacho no es siempre posible. El metro cuádrado cotiza al alza y aprovechar cada centímetro es primordial. Realizando un estudio previo, conociendo el espacio del que dispones y planificando su optimización y aprovechamiento podrás sacarle el máximo partido para crear tu despacho y que sea plenamente funcional y bonito.

Te aprotamos 7 ideas o consejos para que apliques en el caso de que quieras montar un despacho en una habitación pequeña. Recuerda que si quieres aportar algún consejo puede publicarlo en los comentarios y actualizaremos el blog mencionándote.

Despachos en habitaciones pequeñas

1 – Aprovecha la luminosidad para darle amplitud a tu despacho

Una de las reglas de oro si vas a montar un despacho en una estancia pequeña es que esta sea luminosa. Las estancias lúgubres y pequeñas provocan una mala sensación, una sensación claustrofóbica.

Si tu estancia dispone de una ventana que aporte luz natural, coloca la mesa del despacho de forma que la luz incida de forma lateral. Nunca coloques la mesa de forma que quedes al contraluz o que la luz te impacte frontalmente.

En el caso de que no disponga de una fuente de luz natural, deberás apoyarte en luz artificial. Lo ideal en el caso de despachos pequeños es que uses luz fría blanca con una intensidad moderada y que impacte de forma oblicua sobre la mesa del despacho (el objetivo que se pretende es recrear la incidencia de una fuente de luz natural). En el caso de que necesites una intensidad superior de luz para trabajar en el ordenador o con documentación, apóyate en una lámpara de mesa.

En un despacho pequeño, donde la decoración debe estar medida y debe ser equilibrada para no sobrecargar la estancia, las fuentes de luz pueden ser un elemento decorativo. Por esta razón, utiliza lámparas de diseño que tengan una estética innovadora y atractiva.

Despachos en habitaciones pequeñas

2 – El mobiliario para tu despacho ha de ser adecuado

Las dimensiones y los acabados de los muebles que compres para tu despacho pequeño han de ser elegidos de tal forma que produzcan una sensación de amplitud. Para ello, elegirás muebles en acabados blancos o en madera clara como el nogal. Los muebles con acabados en tonalidades claras reflejan la luz y hacen que la estancia luzca más amplia y con luminosidad.

Las dimensiones de los muebles deben ser seleccionadas cuidadosamente. Por un lado, tu mesa de despacho debe tener una dimensión contenida que permita el acceso lateral de forma holgada y que deje un espacio frontal suficiente para una pequeña zona de paso del cliente y para colocar una sillas de oficina en frente de la mesa del despacho.

Las longitudes horizontales (anchos de mesas, de armarios, tamaños de las sillas …) deben elegirse con cuidado de no sobrecargar la estancia. Por el lado contrario, seleccionaremos aquellos armarios con una altura superior y mayor capacidad de almacenamiento. Debemos remarcar la importancia de utilizar mobiliario de almacenamiento en las estancias pequeñas con el objetivo de optimizar al máximo el espacio disponible.

Para los tapizados de las sillas, elige colores neutros en tonalidades claras. Estos colores son luminosos y transmiten tranquilidad. Son ideales por lo tanto para entornos con pocas luminosidad natural y crean espacios equilibrados y elegantes. Los mejores colores para el tapizado de tus sillas para el despacho pequeño son aquellos que se encuentren entre el blanco y un gris claro, unos ejemplos en código hexadecimal serían:

Despachos en habitaciones pequeñas

3 – Los muebles de almacenamiento auxiliar serán tu aliado

Cada centímetro cuadrado cuenta, una de las cosas que crea la sensación de un despacho angosto es el exceso de material sobre la mesa. Esta sensación se agudiza si dicho material está, además, desordenado. El desorden y el caos se acentúan en espacios comedidos, y se perciben de una forma muy superior ya que no hay espacios donde desviar la mirada del usuario y la información visual que se le aporta, o mejor dicho el área donde se encuentra dicha información, está muy acotada. Resumiendo: que el desorden se ve más en un despacho  pequeño.

Una buena y práctica forma de mantener ordenados los despachos en habitaciones pequeñas, y de tener el tablero de la mesa despejado, es mediante el uso de cajoneras de oficina. Las cajoneras de oficina son muebles hexaédricos muy simples, formados por una estructura que alberga gavetas, cajones, archivos o bandejas. Debido a su forma y tamaño son muy integrables en cualquier hueco, especialmente debajo de las mesas. Por todo esto: el poco volumen que ocupan, su versatilidad y su practicidad, son un mueble imprescindible para cualquier despacho en una habitación pequeña.

Despachos en habitaciones pequeñas

4 – Dale un toque ecofriendly a tu despacho

La sostenibilidad es tendencia: los cambios de hábitos de consumo se centran en apostar por la durabilidad de los productos, alargar su vida útil al máximo y por un consumo responsable en los que las marcas que presenten un compromiso medioambiental (y por ende social) son premiadas.

Lo ecofriendly está traspasando fronteras, y no sólo se queda en un hábito de consumo sino que llega a otras áreas como la decoración. La inclusión de elementos vegetales o mobiliario en tonos vistos de madera crea una estética actual muy agradable.

Puedes incorporar pequeñas plantas de interior en tu despacho. Que sean poco frondosas y que no aporten volumen con el follaje para decorarlo sin que creen un impedimento.

Si quieres, puedes consultar este post para conocer cuáles son las plantas de oficina ideales para despachos. Esta selección se basa en que no necesitan la incidencia de luz natural de forma directa y han de ser regadas con poca frecuencia. Además de ser un elemento decorativo que aporta frescura y una imagen sostenible, las plantas ayudan a crear un ambiente relajado y purifican el ambiente.

Si quieres, puedes visitar este post para saber cuáles son las plantas ideales para usar en la oficina.

Despachos en habitaciones pequeñas

5 – La pintura es el marco de tu despacho

En los pequeños despachos, la pintura juega un papel crucial. Una incorrecta elección de la pintura podría provocar un empequeñecimiento visual del despacho. Lo ideal es la elección de colores claros y neutros, al igual que en los tapizados.

Entre los colores que consideraríamos aceptables para las paredes de un despacho pequeño entrarían: el beige, tonalidades tierra claras, colores crema claros. Si queremos crear un ambiente relajante además de amplio, podemos elegir colores grises claros para alguna de las paredes (por ejemplo la que se encuentra frente al cliente según es atendido en el despacho).

cómo elegir muebles para tu oficina

6 – El arte de aprovechar hasta el último recoveco

Aquellos que vivais en pisos pequeños sabréis de sobra lo que es aprovechar hasta el último hueco, y hacerlo de forma que quede estética. Hay que ser realistas, un despacho pequeño siempre será pequeño; aunque mediante la elección del mobiliario y de las tonalidades de acabados y pinturas consigamos crear una sensación de amplitud tendremos que ser ingeniosos a la hora de aprovechar los huecos.

Un ejemplo sería el hueco tras una columna, donde puede colocarse un perchero o un pequeño archivador. Un truco para aprovechar este tipo de espacios sin que interfieran en la estética que proyecta el despacho es realizar «el recorrido del cliente», es decir desde que entra a tu despacho hasta que se sienta. Mientras realizas el recorrido fíjate, moviendo la cabeza en un ángulo horizontal, en todos los sitios que puedas y asegúrate que ningún recoveco que has aprovechado se encuentre en la zona de visión del cliente. Haz lo mismo sentándote en el puesto del cliente. Estas zonas «de sombra» que no percibe el cliente son las ideales para guardar cosas.

 

Despachos en habitaciones pequeñas

7 – Cuando menos es más

Como no podía ser de otra forma, en los despachos pequeños la decoración que no sea funcional deberá medirse a cuenta gotas. Esto quiere decir que tendremos que ser muy selectivos con dicha decoración, y emplazar sólo aquella que aporte un verdadero valor decorativo. En este tipo de estancias de reducidas dimensiones, la inclusión de excesiva decoración crea una estética sobrecargada y agobiante.

Aprovecha la decoración vertical: láminas, tapices, cuádros y vinilos son una buena forma de decorar sin entorpecer las zonas operativas y de paso. El uso de elementos funcionales y que además sean decorativos es de gran ayuda para crear una estancia con estilo y práctica.

0
¡Déjanos un comentario!.x